Las dos Cuestas: cuento de vida

PRIMERA CUESTA: Para nadie es un secreto que, ante la realidad de un “desgaste” de los órganos internos y el real deterioro de mi cuerpo (así escrito por los médicos tratantes) y el peso de la vida, acelero el acto de efectivo cumplimiento de cosas, como ser humano consciente, para terminar, lo que considero, mis responsabilidades finales integrales. La primera cuesta sobre la que les cuento la canción…

Disminución de la capacidad para pensar o concentrarse, o indecisión, casi cada día (ya sea una
atribución subjetiva o una observación ajena). Las personas que observan a la persona con DI describen que: muestra un descenso del rendimiento en el trabajo o en el programa de día, ha perdido habilidades de cuidado personal, se distrae fácilmente o deja inacabadas tareas que antes podía concluir, ha empezado a mostrar comportamiento agitados, o un aumento de los mismos, cuando tiene que hacer actividades de requieren concentración, tiene problemas de memoria que “van y vienen”, presenta pérdida de habilidades sin justificar, es incapaz de aprender nuevas habilidades como se esperaba o ha tenido que dejar de trabajar o suspender su participación en cursos por malos resultados.
(Novell Alsina, Ramon, Psiquiatra. Jefe del Servicio Especializado en Salud Mental y Discapacidad Intelectual. Institut d’Assistència Sanitària. Departament de Salut. Generalitat de Catalunya, 2014)

Tenía 19 ó 20 años de edad, por iniciativa propia y la cantidad de energía (gracias a Dios la canalicé así) de un adolescente que nació en luna llena, ya trabajaba, y a los 6 meses me ascendieron a Gerente de la División Médica; quien fuera mi jefe de esa época, amigo y vecino de Barrio Escalante, un representativo real de dignidad y seriedad, le obsequió a sus mejores gerentes una póliza de vida con varias primas anuales prepagadas (claro él estaba negociando algo más grande con Loyd, así que fue parte de las bonificaciones) Ahí yo, el pecoso, flaco y chiquitillo Allan con un documento que decía £10,000.000 como monto para ejecutarse al momento de mi muerte.

Cómo era tan joven y sin enfermedades en ese momento, el mensaje procesado fue que (esos telegramas de Dios, tan concretos como un ladrillo en la cabeza) la modifiqué a un monto diez veces superior y trabajé el triple para siempre copiar el ejemplo de TI2CF mi jefe, amigo, guía y colega radioaficionado. Así pues, me acostumbré a pagar varios años de prima por adelantado. Lo cual trajo beneficio en una póliza alta, vigente aún, pese mis capacidades financieras están ahora tan chochas como la silla en la que me siento al escribir esto:

http://cuesta.lensbreak.com
Enderecese antes de usar, igual que a mi (http://cuesta.lensbreak.com)

Es un último bien material grande que me queda, y debo intimarme profundamente para llegar a una “sabia” decisión con el fin que, cuando no sea yo quien lo maneje, exista control, abuso cero y alta calidad ética en la ejecución de proyectos. No puedo dejar de ser racional y aprovechar tantas décadas de alta gerencia para el bien de terceros que ni llegaré a conocer pero que podrán, y tendrán que, salir de esos letargos generacionales o humanos que contaminan sus vidas.

Silla en B&B La Cuesta
Pongamos un tornillo, el tiempo daña, pero es posible que quede más fuerte (http://cuesta.lensbreak.com)

He tenido una vida hermosa, con altibajos claro, pero agradecido y por eso lo correcto en el conceptual de equidad humana es promover lo mejor para los demás. De ahí, la línea de decisión en la que estoy; modificar el testamento para proyectos sociales productivos en vez de simples caridades que no logran ser efectivas siempre.

El hambre existe y, pese a esos millones de dólares de herencia o legado que analizo para cambiar los beneficiarios de esa póliza, no puedo ayudar a solventar cosas sin que los beneficiarios hagan algo por sus propias vidas.

IMG_20170619_104409
Ventana del Teatro Nacional de Costa Rica, uno de los más importantes patrimonios culturales y arquitectónicos de mesoamérica, afectada por las palomas, pese los esfuerzos millonarios en conversación, restauración y control de plagas

Llevo varios meses pensando en este tema y gracias a un detonante ético-profesional logro escribir con cierta claridad hoy.

Haremos luz en las almas de los pueblos, enseñando el valor humano de la Trascendencia (traducción de autor, Castillo, Allan F.  A Poetic Study for Spiritual Intelligence, Harvard Review Magazine, 2013)

La misión que seguimos de la Madre Teresa y los lineamientos de las Hermanas de la Caridad siguen estando claros y plenos en mis principios y actos; pero hay mucha más hambre interna de los seres humanos que el hambre estomacal.

VEO PERSONAS CON VACÍOS, que por alguna razón ni aceptan ni enfrentan. Las generaciones actuales son veloces para la acción de cosas externas y emprender, pero cuando se trata de verse al espejo la cosa es otra. La vida del YO hago todo bien y me interesa cero su opinión ni su paga…

¡ Pero hay que darnos cuenta del nuevo día !

La primera cuesta que he llevado por casi 8 años, además de tanto tratamiento y soledad; como la pérdida de casi todos los bienes materiales para pagar médicos que nada han logrado (pues hasta más información científica les aporto) ha sido la cuesta de verme incapaz de dirigir bien los proyectos de vida y desarrollo humano de las regiones a las que siempre dí seguimiento o nuevos sectores de desarrollo.

Veo, mi agotamiento y debilidades física y cognitiva, pero al saber que hay personas con estados más deteriorados me obligo -por sentido común- a apoyar de alguna manera y aplicamos terapia de paso.

Esto es altamente tangible en uno de mis campos, el sector turismo, donde ahora hay decadencia absoluta, resultado de la avaricia de los grandes y del pecado de no enseñar bien de manera solidaria a otros.

Las cosas se hacen por amor o no sirven (Facundo Cabral, 2009)

Una cuesta que dejó de ser física, y se convirtió en agarrarse del bastón, morderme la lengua y pasar por las cosas más ridículas, humillantes, insalubres y hasta riesgosas para la vida; o sea, cosas que me hacen más hombre y representan la entrega al bien.

Vivo mi cuesta por el dolor ajeno, ese que no se dice, ese que se debe observar en silencio y pasa ahora a miles de millones de compatriotas del planeta. Es una cuesta no por seguir luchando, sino para decidir el legado anónimo que vendrá y en, la posible consciencia, imaginar cómo las demás personas, (prójimos), usan zapatos incómodos que yo no me puse ni pondré.

inzbsp

 

La Cruz de Cristo moderna la comparo con los “chuzos” eléctricos que algunos humanos salvajes usan en su diversión con toros. Sí, una cruz que pesa y además tiene fugas eléctricas de mucho voltaje, pero eso es nada ante la eloctrecutación de las almas de seres humanos, hoy el pueblo de Venezuela que tengo presente en cada respiro.

Esta primera cuesta no va ni por la mitad, cada vez menos capaz de subirla pero me empujan muchos que en silencio y acciones ayudan, pese la lista de (por eventual ignorancia = falta de comunicación honorable) quieren empujarme a la muerte física.

La cuesta de la preparación para una Muerte bien vivida, es un romance pleno entre paz y vanidad … dejar la enseñanza que todos somos diferentes que por ende la igualdad de condiciones y derechos son marcadas, pese a lo cual el ser humano se convirtió en el primer producto bruto a exportar globlamente y donde el negocio de la Filantropía o la (mal llamada) economía solidaria tiene una Taza de Retorno medible en Desarrollo Humano no decreciente

Pues mucho he pensando en dejar instrucciones de beneficiarios a los sectores miniPymes y Pymes del turismo empírico de Centroamérica, pero esa plata no será suficiente ante la presión consumista, social y sobre todo de la obsesión militar por el poder adquisitivo de pocos, que está afectando de manera directa y en un efecto cascada absoluto a la región. Esto lo he observado muy recientemente.

Cuando mi enferma de años, que ya me colaboraba con otras faenas, como los manejos de platas, se reconcilia con su esposo y sacan varios millones de mi cuenta; reaccioné con la tranquilidad de Ghandi. No niego que pasé en emergencias hospitalarias ese viernes y ha traído consecuencias, pero no me preocupó el dinero, sino pensar el cómo volver a hacer todo solo. Subí un escalón llamado pedir ayuda. Ahora otras personas con ética y confiabilidad demostrada en los contratos con responsabilidad penal (jeje) demuestran que los temas materiales son manejables pese los desgastes cognitivos y yo feliz pues otros se encargan realmente de mis activos.

Pero mi ventaja de conocimiento, se contrapone con la realidad de otros, con la misma decisión final testamentaria, pues las estadísticas son ambiguas y erradas para el turismo regional.

SEGUNDA CUESTA: Casualmente la segunda cuesta, es tangible al máximo. Un grupo familiar que debió emigrar de su Venezuela amada y dedicarse a algo desconocido y en un momento de alta vulnerabilidad y autoflajelo de la estima integral de su status quo humano-productivo.

Salir de un punto confort, y más aún, del sitio habitacional y de convivencia amados, es complejo. Se hace difícil al llegar a un sitio que pareciere en decadencia y hay que levantarlo, como lo es el caso exponencial que encontré en el Bed & Breakfast/Pensión La Cuesta en San José de Costa Rica. Ejemplo específico de los miniPymes turísticos (tema relacionado con el legado testamentario.) Coincido con mi buen amigo de sólidas batallas Pieter Ventevogel, quien es el oficial de salud mental de ACNUR, en Ginebra, Suiza, al indicar que, de hecho, la mayoría (de los refugiados) hace frente a la adversidad.

Admiración total pues yo solo no pude con la enfermedad y ellos ven la adversidad como una oportunidad de revuelta paz.

PERO, no tenemos datos reales ni políticas estrictas que lleven de la mano en forma seria y efectiva a quienes, siendo migrantes, toman fuerzas de donde no hay, para levantarse y levantar a la vez una empresa quebrada y destruída; sin embargo genera un efecto rebote negativo en la imagen marca país a falta de mística y profundización en el conocimiento de los Estados y los ciudadanos receptores de migrantes en vulnerabilidad: convertimos el turismo en un arma contra la dignidad humana de todas las partes del negocio.

En el estudio Psicología y Derechos Humanos de Luis de la Corte, Amalio Blanco y José Manuel Sabucedo (Icaria Editorial S.A. ISBN 84-7426-691-2, Primera Edición. 2004) quedaron sólidas bases para mitigar los efectos colaterales humano-productivos.

Basado en esas tesis pensé en cómo ayudar con el grano de arena a la región centroamericana que vive momentos deshumanizantes y divisorios, lo que a todas luces es ruptura de la paz y el amor que debemos tener entre personas.

De la cocina sucia a la cocina limpia me dije. No importa cuan humilde es, o cuan sofisticada fue en sus años mozos la propiedad donde se desarrolla un negocio con muchas aristas para llegar a una meta saludable. Es claro que la meta se logra con una clientela satisfecha, que recomiende y que logre soluciones en vez de conflictos diversos.

WhatsApp Image 2017-07-09 at 09.54.23 (1)

WhatsApp Image 2017-07-09 at 14.51.52

Uso el refrán, al perro más flaco se le pegan las pulgas.

Si no se limpia uno, si quienes hay cerca le ensucian ¿cómo limpiar el rededor?

TRASTORNOS DEL ESTADO DE ÁNIMO Y DISCAPACIDAD I
FACTORES DE VULNERABILIDAD: Eventos desencadenantes de un fuerte estrés (momentos de transición, pérdidas o rechazos personales, estresores abientales, problemas de soporte social, frustración, estigmatización, etc.).BBPP (Buenas Prácticas)
PARA LA INMUNIDAD: Potenciar su independencia reforzando actividades que realice por sí mismo. Reducir factores de sobreprotección familiar y del personal.
(Discapacidad Intelectual y Salud Mental: Evaluación e Intervención  psicológica. Análisis de casos. Novell Alsina, Ramon, Psiquiatra. 2014)

 

Veo entonces el caos y el daño a la clientela ya no por ignorancia sino porque el agotamiento del mejor esfuerzo no está generando la felicidad ni la estabilidad que buscamos en la plena promoción de los Derechos Humanos de quienes se han visto en la imperiosa necesidad de salir de sus países. Lo cual les hace improductivos y cognitivamente viciados para lograr la limpieza, orden y administración de sus vidas.

Muy claro me lo dijo el Sacerdote Claudio Charpantier, cuando era consejal del Papa en 1982, que “si no tenés la casa limpia se ensucia; pero si el alma no se ha logrado limpiar aún, los factores externos contaminaran la casa al punto de ennegrar el alma.”

¿Cuáles son las soluciones? ¿Qué legado dejar al mundo a través del turismo de bajo presupuesto, en especial cuando aumenta 74% en relación al año anterior y la competividad y exigencias aumentaron?¿Qué puede hacer el dinero, cuándo no hay fuerzas de una familia y sus cercanos para lograr ser felices? ¿Cómo convertir su capacidad de enfrentar la adversidad con el arte de la Armonía? ¿Qué hacer para que, en este caso, Costa Rica no quede con tan mala imagen ante los turistas de todo el mundo? ¿Cómo sugerir la corrección urgente de servicios turísticos, cuando los entes de apoyo no procesan la situación integral? ¿Cómo generar un marco fisco-legal que les permita cometer los errores y solucionarlos en plazos dignos a la condición actual? ¿Cuándo ser duro y cuándo no?

3yop

Demasiadas preguntas salen ahora que en medio de una sociedad josefina, llena de riesgos sociales, mayor descontento de la ciudadanía por el aumento de la corrupción de mandos medios, un cambio de los nichos de mercado turístico, donde la problemática social de las guarderías, el proxenitismo y el tráfico de drogas toca ahora las cadenas de microempresas que alguna vez fueron bellas residencias humanas.

Si los vacíos no se llenan con dinero ni con una Biblia bajo el hombro; si contrario a cooperar los turistas abusan, roban a otros; les mienten a los microempresarios migrantes vulnerables y empíricos en el campo, al pedir trabajo por techo (acto solidario aceptable y encomiable) y éstos se terminan mintiendo a sí mismos actuando en contra de los requisitos de la clientela turística en forma y fondo, con dignidad de costos y aceptación de la realidad de producto; si la discapacidad temporal de sus espíritu e intelecto aumenta ante la presión y la incapacidad de aprender rápido y de manera efectiva y si todo lo que tienen alrededor no es saludable de manera integral: ¿En qué terminará mi último cuento de vida y el legado que busco dejar?

FB_20160921_11_51_29_Saved_Picture

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios